Vuelo aéreo de 2014
Vuelo aéreo de 2014

Entre el siglo XVIII y el periodo de las guerras napoleónicas, los ejércitos no solo se componen de los efectivos militares, sino que también están dotados de una serie de servicios complementarios, desde la asistencia médica al transporte e intendencia, pasando por los servicios de ingeniería, criptografía, espionaje, zapadores, cocineros y postal.

Respecto a este último, en 1672, se había creado en el lado francés el servicio de “Poste aux Armées”, que remitiría todo el correo militar en campaña, identificando así de manera específica la correspondencia del frente. En el caso de las cartas enviadas entre 1794 y 1795 por el ejército desde territorio vasco-navarro, llevarán el cuño Arm.des Pyré.

Ya que no se habían creado todavía los sellos, el sistema de pago para el envío de las cartas se basaba en unas tarifas que dependían del peso y la distancia a recorrer. Así, el coste de las misivas para los militares franceses en campaña se calculaba a partir de la distancia desde el punto de la entrada de la carta en Francia hasta su destino.

Sello de la Convención francesa
Sello de la Convención francesa

Seguían un sistema establecido por la ley de 1795 o a partir de 1806, según el peso por escalones y distancias. Por ejemplo, una carta de 8 gramos (tercer escalón) que tenía que recorrer una distancia entre 601 y 800 kilómetros costaba 14 décimas. Para más de 800 kilómetros subía a 15 décimas. En el caso de los británicos y españoles se utilizan métodos similares.

Carta inglesa
Carta inglesa

Uno de los aspectos más comprometidos era la seguridad de los correos, especialmente en el caso de los mensajes franceses, ya que la guerilla navarra los intercepta con gran habilidad. A veces, los correos oficiales deben ser escoltados por este motivo.

Carta inglesa
Carta inglesa

La correspondencia personal se desarrolla ampliamente en este periodo, con largos periodos de campaña en tierras extranjeras. En el caso de la península, este periodo ha dejado un amplio rastro de correos franceses y, sobre todo, británicos. Son una excelente fuente de información para descubrir muchos de los aspectos más personales de la guerra.

logo-trilogo-ng-gn